Seguidores

lunes, 25 de septiembre de 2017

♥ Reto kekil #16: nombres y sus curiosidades

Cristine cuidando de un gatito
Reemprendemos el reto kekil hablando de nombres. En mi caso, como casi todas mis muñecas representa que son hadas, la gran mayoría tienen dos nombres asignados, uno humano (para pasar desapercibidas cuando caminan entre humanos) y otro faérico que procede del japonés y que sólo utilizan entre ellas. He de confesar que, cuando llega una nueva muñeca a casa, suele haber reajustes de nombres, sobre todo porque, al consultar nombres en japonés, a veces encuentro uno que encaja mejor con el personaje. Hay algunas de mis muñecas que sólo tienen un nombre aún y algunas ni tan siquiera tienen más que el nombre de su molde.

Sus nombres faéricos hacen referencia a algún aspecto de la naturaleza relacionado con el oficio o afición del hada en cuestión, aunque hay unas poquitas excepciones (por capricho mío, jajaja). Por ejemplo, el hada que veis en la cabecera de esta publicación se encarga de cuidar de los animales terrestres. Sin embargo, se llama Sakura porque fue mi primera Pukifée y quería ponerle un nombre importante para mí, y como Cardcaptors es una de mis series preferidas, pues con ese nombre se quedó. Su nombre humano es Cristine porque, con la peluca y ojos que llevaba en la foto de la chica que me la vendió, se parecía muchísimo a la segunda hijita de mi primo, que se llama Cristina, y no soy la única que lo dice... Este hada, cuando adopta su forma faérica, su pelo es rosa, largo y liso y le salen orejas y garras de gato. En esa foto lleva un vestido de pétalos que yo misma le hice antes de que se manifestase por primera vez su forma faérica, pero ya se notaba su afinidad por los felinos (aunque ama a todos los animales por igual).

Momiji descansando junto a Troublesome Seed
Mis Brownies de Felixdoll son hadas estacionales y no se dejan ver entre los humanos, por tanto sólo tienen nombres faéricos: el hada de la primavera se llama Ichigo (fresa en japonés), el hada del verano se llama Hikari (luz en japonés), el hada del otoño es Kyarameru (caramelo), el hada del invierno se llama Yuki (que significa nieve) y hay una quinta cuyo nombre es Momiji (el cambio de color de las hojas) que supervisa los cambios que se producen de estación a estación.

Entre mis pequeñas hay una changelling, una niña humana que fue robada de bebé y que sólo tiene nombre humano, Emma (una LatiYellow Suji). Ella no sabe nada sobre su procedencia y, como es prácticamente del mismo tamaño que sus "hermanas" con quienes convive y entre las hadas estacionales también las hay sin orejas picudas, no le parece extraño que las suyas no lo sean. Además, como su afición es leer y aprender cosas, las haditas a veces se dirigen a ella con el sobrenombre de Chie (sabiduría) o Chiemi (sabiduría y belleza) y ella se cree que ese es su nombre faérico, pero en realidad tan sólo son sobrenombres que denotan la admiración y atracción que sienten las hadas hacia los niños humanos.

Y no hay mucho más que contar sobre sus nombres. Aquí tenéis los enlaces de los demás blogs participantes:
 Yukiro y su blog Incandescents Wings
Os habréis fijado que he aprovechado esta entrada para poner fotos donde aparecen un par de mascotas de las que hablé en el anterior reto: el gato de vinilo de Schleich  y el dragoncito de Aileendoll. Espero que os haya resultado interesante.